Skip to Main Content
Novedades

Un modelo innovador para rescatar comida

Es un contraste aleccionador. Según el Household Food Security Report (“Informe sobre la Seguridad alimentaria en los hogares”) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, más de 44 millones de personas en los Estados Unidos viven en hogares con inseguridad alimentaria, 13 millones de los cuales son niños.

Aun así, todos los años, mientras familias luchan para poner comida sobre la mesa, desperdiciamos 80 millones de toneladas de comida. Según Feeding America, el 38 por ciento de los suministros de alimentos de la nación terminan en un basural o en un incinerador.

El Consejo de Defensa de los Recursos Naturales afirma que los EE.UU. podría alimentar cada persona que vive con inseguridad alimentaria con solo un tercio de los alimentos que desperdiciamos cada año.

Los bancos de alimentos a lo largo del país no toman estas estadísticas a la ligera. Durante años, hemos recolectado excedentes, alimentos frescos y comestibles de restaurantes y minoristas de alimentos para distribuir a familias e individuos que enfrentan la inseguridad alimentaria a través de depósitos locales y otros programas de comidas comunitarias.

two men rescue food at a local grocery store

Javi Rodríguez de Above and Beyond carga la nueva camioneta del depósito con alimentos rescatados de Jewel-Osco. Fotos de Abel Uribe para el Banco de Alimentos Chicago.

La práctica, conocida como “rescate de alimentos” o “recuperación de alimentos” proporciona un recurso alimentario de emergencia esencial a la vez que reduce los desperdicios de comida.

El Banco de Alimentos de Chicago ha estado rescatando alimentos de sus vecinos alrededor de Chicago y el Condado de Cook desde 1986. En 2023, ampliamos aún más este programa, transformando efectivamente la manera en que recuperamos alimentos comestibles sin vender de mercados locales.

Colaboraciones “hub and spoke” o de modelo de red radial

Reconociendo que los depósitos asociados tienen capacidades y recursos variados, introducimos el modelo “hub and spoke”, o modelo de red radial, en donde un depósito asociado (el “hub” o centro) recolecta alimentos de mercados locales para ellos mismos y para otros depósitos de alimentos en el vecindario (los “spoke” o los radios).

Para facilitar las recolectas, el Banco de Alimentos Chicago les brinda a los socios “centro” subvenciones para comprar o modernizar vehículos refrigerados.

También conectamos a los depósitos asociados de nuestra red con minoristas de alimentos cercanos, creando asociaciones sólidas que empoderan a las colaboraciones locales a abordar la inseguridad alimentaria, especialmente en comunidades de mayor necesidad.

boxes of rescued food

Nuestros asociados recuperan alimentos de calidad sin vender de tiendas locales, incluyendo productos frescos y proteína.

Este acuerdo colaborativo maximiza los recursos, ayuda a depósitos más pequeños y reduce el desperdicio alimentario. Y mientras algunos bancos de alimentos en el país han adoptado la estrategia de red radial para el rescate de alimentos, el Banco de Alimentos Chicago es el primero en combinar el modelo con subvenciones para el desarrollo de capacidades y apoyo para facilitar asociaciones comunitarias.

El programa también ejemplifica nuestros esfuerzos para abordar las causas fundamentales del hambre al dirigir alimentos nutritivos a zonas que los necesitan más.

Desde que se incorporó el modelo “hub and spoke”, el Banco de Alimentos Chicago y nuestra red de socios ha aumentado la recuperación de alimentos en un 30 por ciento – todo lo cual es redistribuido en la comunidad para familias locales. Actualmente tenemos 18 colaboraciones de red radial sirviendo a 38 vecindarios.

Muchas se encuentran en comunidades que han sido históricamente desinvertidas con acceso limitado a alimentos nutritivos y de bajo costo.

Más comida para más vecinos

“La inseguridad alimentaria definitivamente sigue siendo generalizada a través de muchas de nuestras comunidades”, dijo Ken Cozzi, director ejecutivo del depósito de alimentos Above and Beyond, que sirve a vecinos en West Garfield Park.

Desde que el depósito abrió en 2021, han visto un aumento sostenido de invitados al depósito. “Siempre va a haber la necesidad. Y queremos poder brindarle a la comunidad (comida)”.

Es por eso, cuando surgió la oportunidad de convertirse en un asociado “hub” para el Rescate de Alimentos Comunitario del Food Depository, Cozzi la aprovechó. Lo vio como otra manera de obtener alimentos frescos e imperecederos para su depósito creciente.

“Tratamos de ofrecer bastantes productos y alimentos frescos, y traer proteína como carne, pollo, pescado y huevos. Es lo que la gente quiere”, dijo Cozzi.

El Banco de Alimentos Chicago conectó al depósito de Cozzi con varios minoristas cercanos, incluyendo Jewel-Osco, Target, Aldi y Sam’s Club para recuperar alimentos.

“Por alguna razón, (algunos alimentos) se quedan sin vender. Puede ser simplemente por un cambio en el envase o un código de referencia diferente. En vez de desechar los artículos – lo cual no tiene sentido para nosotros – los recogemos para nuestros invitados y para otros dos depósitos de la zona. Los dos con los que trabajamos son más pequeños y no están abiertos con la misma frecuencia que nosotros, pero eso no significa que no hay necesidad ahí”, explicó Cozzi.

Una ventaja para invitados y conductores

Brian Carroll valora la ayuda que recibe de Above and Beyond. Como papá soltero, hace todo lo que puede para mantener a su familia con un ingreso fijo. “No estoy trabajando ahora mismo porque estoy lidiando con unos temas de salud mental”, dijo. “Los cupones para alimentos se agotan el 9 de cada mes, pero todavía falta mucho del mes”, dijo. Ahí es cuando visita Above and Beyond.

“Cosas como estas ayudan” dijo, levantando bolsas de comida del depósito.

a man holds up a bag of groceries outside a food pantry

Brian Carroll está agradecido por la comida que recibe del depósito Above and Beyond.

Antes, los conductores del Banco de Alimentos Chicago recolectaban alimentos recuperados de restaurantes y supermercados asociados. A veces, los artículos eran entregados directamente al depósito. La mayoría de las veces, eran devueltos al almacén del Banco de Alimentos Chicago y guardados temporalmente hasta que los depósitos asociados pudieran recibir las entregas.

Habilitar a los depósitos a dirigir sus propios rescates de comida reduce tiempo innecesario en transportar, dejando libre a los conductores para otras tareas. Este modelo también asegura que los productos de alimentos se mantengan frescos.

“En el Banco de Alimentos Chicago, estamos constantemente pensando en formas de mejorar los procesos y sistemas”, dijo Joe Rodríguez, vicepresidente de transporte, almacenamiento y administración de instalaciones.

“Simplemente porque hemos recuperado alimentos de una manera durante años, no significa que somos demasiado orgullosos como para no admitir cuando las operaciones necesitan ser modificadas para máximo impacto y eficiencia. Es lo que nuestros vecinos y colaboradores merecen”.

Invitados del depósito como Teresa Wilson y su esposo Lamont Wilson sin duda están agradecidos. Aunque ambos trabajan, con las justas ganan lo suficiente para sobrevivir. La pareja realmente sintió apuros el marzo pasado cuando los beneficios adicionales de SNAP (Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria) por la pandemia se redujeron.

a woman shops at a food pantry

La invitada del depósito Dawanna Johnson aprecia la variedad adicional que brindan los alimentos rescatados.

“Tenemos 11 nietos. He atrasado comprarme pantalones de trabajo porque queremos tener comida para ellos cuando nos visitan”, dijo Teresa.

Y gracias a programas innovadores como el Rescate de Alimentos Comunitario que brinda las relaciones y los recursos necesarios para aumentar los suministros de alimentos, los depósitos continuarán siendo un sustento confiable para vecinos como los Wilson.

Compartir esta publicacion

Historias más recientes